¿Por qué el pago de una de mis ventas se ha retenido o no está disponible?

Hay varios motivos por los que los fondos pueden no estar disponibles temporalmente:

1. Usted es un vendedor nuevo en PayPal o es un vendedor ya establecido pero ha abierto una cuenta nueva.
Cuando se empieza a vender con PayPal, debe pasar cierto tiempo para que pueda crearse un historial que muestre un patrón de transacciones positivas entre comprador y vendedor. La buena noticia es que puede cambiar este estado confirmando su identidad y creando un historial positivo de actividad de venta.
Si ya es un vendedor establecido de PayPal pero ha abierto una cuenta nueva, dicha cuenta estará sujeta a retenciones hasta que se obtenga un buen historial.

2. No ha realizado ninguna venta durante un tiempo.
Cuando no ha habido actividad de venta durante un período prolongado, también debe pasar cierto tiempo para que pueda volver a crearse un historial de transacciones positivas entre comprador y vendedor.

3. Varios clientes han presentado disputas, solicitudes de reembolso o solicitudes de devolución de cargo.
Si varios clientes presentan disputas, solicitudes de reembolso o solicitudes de devolución de cargo, o si recibe un número elevado de disputas, solicitudes de reembolso o solicitudes de devolución de cargo en un período breve, la disponibilidad de fondos podría retrasarse. La mejor forma de solucionar esto es colaborar directamente con sus clientes para evitar o solucionar las disputas y las devoluciones de cargo.
En ocasiones, es posible que un cliente presente una disputa o solicite un reembolso o una devolución de cargo porque alguien ha utilizado su cuenta PayPal de forma ilegal para hacer una compra. Si esto ocurre, le pedimos que no envíe los artículos.

4. Su patrón de ventas parece poco corriente o ha sufrido cambios.
Una actividad de ventas inusual incluye el aumento de las ventas o el cambio en el precio medio de venta, la plataforma comercial o el tipo de artículo vendido.

5. Vende artículos de alto riesgo.
Los artículos de alto riesgo incluyen, entre otros, entradas, tarjetas de regalo, electrónica de consumo, ordenadores y paquetes de viajes.