Estafas comunes por correo electrónico

Normalmente contactamos a nuestros clientes por correo electrónico. La información que aparece a continuación te puede ayudar a verificar que somos realmente nosotros quienes nos estamos comunicando con vos y no alguien que intenta acceder a tu cuenta.


Dirección de correo electrónico del remitente falsa

Los estafadores pueden fingir fácilmente un “nombre amigable” en el correo electrónico del remitente. Por ejemplo, un correo electrónico puede decir provenir de “Servicios PayPal”, pero realmente ser de spfr2013qz7@nomail.com.

En algunos clientes de correo electrónico es difícil ver el nombre real; sin embargo, si colocás el puntero sobre el nombre amigable o hacés clic en “Responder”, deberías poder ver el nombre completo del remitente. Los estafadores más sofisticados pueden falsificar el nombre completo para parecer un remitente legítimo, así que debés tener cuidado.

Aunque una dirección de remitente correcta es importante, no basta. Es importante ver el correo electrónico completo. Al consultar tu cuenta PayPal, ingresá siempre "www.paypal.com" en tu navegador, en lugar de hacer clic en el vínculo de un correo electrónico.

Tené cuidado con situaciones que parecen demasiado buenas para ser verdad.

Fraude con comisiones por adelantado. La mayoría de nosotros somos cuidadosos si un extraño se nos acerca en la calle y nos ofrece un trato que es demasiado bueno para ser verdad. Pero somos mucho menos cautelosos en línea, y eso nos pone en una situación de riesgo. Si recibís una oferta de dinero sin costo, probablemente haya un engaño. Por lo general, los estafadores te pedirán que envies un importe menor (para impuestos, documentos legales, etc.) antes de que te puedan enviar los millones que te prometieron, pero que nunca tuvieron la intención de darte.

Verificá la información en tu cuenta PayPal. Si recibís un correo electrónico afirmando que recibiste un pago en PayPal, tomate un momento para iniciar sesión en tu cuenta PayPal antes de enviar la mercancía. Asegurate de que el dinero realmente se haya transferido, y que no se trate de una estafa. Recordá no seguir los vínculos de correos electrónicos: la forma más segura de obtener acceso a tu cuenta siempre es abrir una ventana del navegador, ingresar a paypal.com e introducir tu información de inicio de sesión.

Mantenete atento a los indicios de fraude. Los mensajes que te piden pagar una pequeña comisión de manejo para obtener algún premio fabuloso suelen tratarse de estafas. Las inversiones con “grandes ganancias a cero riesgo” suelen ser estafas. Los mensajes que te insisten “¡Actuá ahora!” para conseguir una gran oferta suelen ser estafas.

Organizaciones benéficas falsas. Los estafadores utilizan los desastres para engañar a personas de buen corazón para que donen a organizaciones benéficas falsas. Esto suele ocurrir cuando hay una crisis de refugiados, un ataque terrorista o un desastre natural (como terremoto, inundación o hambruna). Revisá exhaustivamente los antecedentes de cualquier organización benéfica para garantizar que tu donación vaya destinada a las víctimas reales. Si una organización benéfica no tiene sitio web, por ejemplo, tenés que ser cauteloso.

Para obtener más información acerca de estafas comunes y cómo evitarlas, realizá una búsqueda en línea para obtener más información sobre el fraude con comisiones por adelantado. También podés consultar el material del FBI sobre tipos habituales de estafas (en inglés). Lo más importante es que en Internet tomés las mismas precauciones que tomás en la vida real.

Aquí te mostramos algunos ejemplos de estafas comunes en las que los estafadores usan correos electrónicos falsos:

" Su cuenta está a punto de ser suspendida." Muchos estafadores envían correos electrónicos falsos en los que advierten que una cuenta se va a suspender y que el titular de la cuenta debe ingresar su contraseña en una página web ficticia. Tené cuidado: PayPal nunca te pedirá que ingresés tu contraseña, a menos que estés en la página de inicio de sesión. Reportá cualquier correo electrónico sospechoso reenviándolo a spoof@paypal.com. Esto puede ayudar a mantener tu seguridad.

" Ha recibido un pago." Algunos estafadores intentan engañarte haciéndote pensar que has recibido un pago. Quieren lo que vendés, pero a costo cero. Antes de enviar cualquier artículo, iniciá sesión en tu cuenta PayPal y verificá que efectivamente te hayan pagado.

" Te han pagado en exceso." Los estafadores pueden intentar convencerte de que te han pagado más de lo que deben. Por ejemplo, un correo electrónico falso dice que te pagaron 500 USD por una cámara que anunciaste en 300 USD. El remitente te pide que enviés la cámara, además de los 200 USD adicionales que te “pagó” por equivocación. En este ejemplo, el estafador quiere la cámara, y tu dinero, cuando en realidad no te ha pagado nada. ¡No te dejés engañar! Simplemente iniciá sesión en tu cuenta PayPal y comprobá que hayás recibido el pago antes de enviar el artículo.

Cómo identificar correos electrónicos de PayPal auténticos

Un correo electrónico de PayPal:

  • Va a provenir de paypal.com. Los estafadores pueden falsificar fácilmente un “nombre amigable”, pero es más difícil falsificar un nombre completo. Un remitente como “Servicio PayPal <zxk1942r3@gmail.com>" no corresponde a un mensaje de PayPal. Sin embargo, los estafadores más sofisticados pueden en ocasiones falsificar el nombre completo, así que debés estar atento a otras señales.
  • Nos dirigiremos a vos por tu nombre y apellidos o por el nombre de tu empresa.

Un correo electrónico de PayPal nunca:

  • Te pedirá información confidencial, como tu contraseña o número de tarjeta de crédito.
  • Contiene ningún documento adjunto ni te pedirá que descargués o instalés software alguno.

Vínculos falsos en correos electrónicos

Si el correo electrónico tiene un vínculo, siempre debés revisarlo antes de hacer clic. Un vínculo puede parecer absolutamente seguro, como www.paypal.com/SpecialOffers, pero si colocás el puntero sobre el vínculo, verás el destino real. Si no estás seguro, no hagás clic en ningún vínculo. El mero hecho de visitar un sitio web malicioso podría infectar tu computadora.

Si hacés clic en el vínculo de un correo electrónico, asegurate de revisar la dirección URL del sitio web al que te remite. Para los estafadores, resulta fácil copiar el aspecto legítimo del sitio web, así que tenés que comprobar que estás en el sitio correcto.