¿Cuál es la diferencia entre una controversia y una reclamación?

Cuando realiza una compra con PayPal, puede impugnar la transacción si no recibe el producto o servicio o si recibe algo que no sea lo que se publicitó. Este Programa de Protección al Comprador se lleva a cabo en dos fases diferentes: disputa y reclamación.
 
La  controversia  es un canal de comunicación dentro del Centro de Resoluciones  donde los compradores y vendedores pueden intercambiar mensajes para llegar a una solución amistosa y resolver el caso. El comprador tiene 180 días para abrir la controversia a partir de la fecha de la compra. No es posible impugnar una compra realizada hace más de 180 días. Consulte aquí  cómo abrir una controversia.

Una vez abierta la controversia, el vendedor tomará medidas y podrá responder proponiendo una solución o haciendo un reembolso. El comprador también puede, en cualquier momento, marcar el problema como resuelto y cerrar el caso.
 
Si este tiempo no es suficiente para resolver el problema, la controversia puede escalarse a una reclamación tanto del comprador como del vendedor. En este segundo paso, haremos el caso y recogeremos pruebas de ambas partes para continuar con su revisión y llegar a una resolución en un plazo de 30 días.

La controversia puede escalarse a una reclamación en un plazo de 20 días, después de lo cual el caso se cierra y no se puede volver a abrir.
 
Para garantizar su protección, siempre vigile los plazos de escalamiento y supervise su correo electrónico, ahí es donde nos comunicaremos si necesitamos algo. Además, nunca cierre un caso si su problema no se ha resuelto.